miércoles, 12 de diciembre de 2007

México y China (OMC)

El día de ayer se venció el plazo en el cual México puede aplicar medidas proteccionistas (antidumping) a ciertos productos provenientes de China. La llamada "Clausula de Paz" fue negociada en el 2001 en el seno de la OMC (año de ingreso de China a la organización) y se acordó que México estaría facultado para emprender medidas proteccionistas hasta el 2007 sin que el país asiático fuera capaz de llevar el asunto al mecanismo de solución de controversias.

El fin del plazo acordado en 2001, significa que nuestro país tiene la obligación de comenzar a revisar, conforme a las reglas de la OMC, las cuotas compensatorias de aproximadamente mil fracciones arancelarias (16 grupos de fracciones), relacionadas con 17 industrias. El efecto más inmediato es que México tendrá que eliminar las cuotas compensatorias que hoy día se aplican si es que China llevará las demandas al panel de resolución de controversias de la OMC.

Los productos e industrias en donde se preveé la eliminación gradual de medidas antidumping son: textiles, prendas de vestir, calzado, bicicletas, candados de latón, carreolas, cerraduras, encendedores, juguetes, herramientas, lápices, vajillas, maquinaria y aparatos eléctricos, productos químicos, válvulas de hierro y acero, velas.

Cabe mencionar que la eliminación de salvaguardas a productos chinos no es un tema nuevo ni algo al que habrá dar respuesta de manera súbita debido al fin de la cláusula de paz entre México y China. Desde el 2001, la Secretaria de Economía ha venido eliminando la protección a diversos productos de origen chino, tales como: conexiones de hierro maleable, neumáticos, cámaras para bicicleta, vajillas, algunos químicos orgánicos, y recientemente (el 7 de Diciembre), furazolidona. Además, hay otras industrias en donde, si bien no se ha eliminado la protección a los productos, se encuentra pendiente el fin de la revisión de las cuotas compensatorias aplicadas a las importaciones chinas y por ende, es un proceso que se ha iniciado desde tiempo atrás. Este es el caso para algunos productos mencionados en el párrafo anterior.

Por último, es importante señalar que la protección mexicana a dichas importaciones se mantendrá, probablemente, de 12 a 18 meses más. Esto debido a los procesos de revisión pendientes y a las solicitudes que las industrias afectadas han presentado ante la Secretaría de Economía para no eliminar las salvaguardas. No obstante, el fin de la Cláusula de Paz tiene consecuencias importantes para la relación comercial entre ambos países ya que tanto el gobierno chino, a través de la impugnación en la OMC, así como los productores e importadores ubicados dentro del territorio nacional, a través de amparos, contarán con los canales formales para solicitar la exención y eliminación de cuotas compensatorias.

Seguramente seguiremos leyendo de manifestaciones de aquellos productores que se ven afectados por la competencia china. Sin embargo, hay que reconocer que dichas acciones son de esperarse, toda vez que hay ganadores y perdedores de las desgravaciones comerciales. Hay que hacer notar que también existirán sectores beneficiados por la posibilidad de importar insumos y bienes finales libres de cuotas compensatorias. Recordemos que China es el principal socio comercial de México en Asia contribuyendo con cerca del 32% del comercio total mexicano con la región. Asimismo, se espera el consumidor final sea el más beneficiado de la eliminación de cuotas ya que habrá la posibilidad de acceder a bienes con precios inferiores a los actuales.

La competencia china es particularmente importante para México en varios sentidos
. China compite con México, en general, en los mismos productos, es decir, en manufacturas. Lejos de ser mercados complementarios, los productos chinos compiten en los mismos nichos de mercado que los bienes mexicanos. Segundo, la competencia china a nivel internacional tiene un efecto directo en los precios internacionales de las exportaciones mexicanas, forzando a éstas a ir a la baja. En el periodo 2001-2004, el incremento del comercio internacional chino significó una disminución de 2.262% en los precios de exportación de los productos mexicanos. Finalmente, las exportaciones chinas están desplazando a los productos mexicanos de nuestro principal mercado: Estados Unidos. Ni el TLCAN, ni la posicion geográfica, han impedido que China se empiece a posicionar como el segundo socio comercial del vecino del norte.

La competencia China en México es una realidad e incluso es previsible toda vez que se ha identificado a China como uno de los países clave para construir alianzas estratégicas e incrementar los intercambios comerciales con la región Asia-Pacífico. A pesar de que se logre prolongar la aplicación de salvaguardas a productos chinos, no se debe perder de vista que es necesario incrementar la competitividad de los productores mexicanos; como todo, la relación trae consigo retos y oportunidades.

La presión de los países por tener intercambios comerciales más justos y transparentes vendrá en ambos sentidos. También el gobierno mexicano, al igual que otros países, han presionado a China para eliminar aquellas practicas comerciales desleales que afectan a los mercados nacionales. Los esfuerzos para "disciplinar" a China se deben de llevar a cabo dentro del sistema comercial internacional y no fuera de éste. La aplicación de cuotas compensatorias son en realidad medidas temporales y a corto plazo; la competencia china en México y en los mercados internacionales es una realidad para la cual hay que estar preparados.


2 comentarios:

Cahue dijo...

O.P. Disculpame, pero aqui andamos en tu Blog.

En relación a con la Importación de bienes de origen chino, el Gobierno Federal debe de tener mejores mecanismos de detección de contrabando, por mencionar un ejemplo; la tela china principalmente mezclilla. lo que hacen los importadores (principalmente entra la mercancía al centro histórico de la Ciudad de México) no pagan impuestos los importadores, ya que a USA entre como origen china vía maritíma y en la franja fronteriza de USA los Customs Brokers le quitan los sello chinos y cruza aterritorio mexicano como mezcilla de origen de USA y los agentes aduanales mexicanos consiguen el certificado de origen falso con una copia para pagar menos impuestos.

Normalmente uno ya no viaja a china a conseguir quien venda la tela, los chinos y coreanos estan en México Long Time Ago y principalmente lows judios son los importadores.

Por eso, es uno de los factores que ayudan a desaparecer las PYMES además que no existe un mecanismo de detección real o no se negocia bien los tratados.

A mi punto de vista no debería de existir aranceles a los productos y contraresatar esto, El Gobierno Federal debe dar estimulos a los productores y fabricantes mexicanos fiscal; tal como en china para poder competir en precios internacionales.

Kiwi.

Octavio Perales dijo...

Hola! Gracias por leer y por tu comentario. Efectivamente, el contrabando en forma de "trans-shipment" o triangulación comercial, aunada a la ineficacia y corrupción de las aduanas en México es de preocupar. Por más que nos vendan la idea de la supuesta transparencia de Aduanas, cabe recordar el muy documentado "chinogate" y la red de corrupción de la aduana de Manzanillo y altos funcionarios del SAT.