jueves, 3 de enero de 2008

Un año de Política Exterior

Quisiera aprovechar este espacio para plasmar algunas impresiones generales relacionadas a la política exterior de México durante el primer año del gobierno del Felipe Calderon. Estoy conciente de que a 1 año de gobierno es muy pronto para saber los éxitos o fracasos de su estrategia, sin embargo, quiero expresar algunas observaciones relacionadas con la materia:

En términos generales, me parece que ha habido continuidad en la política exterior (PE) del país respecto al sexenio pasado. Con este me refiero a que están presentes en la agenda de PE (PND) muchos de los objetivos y estrategías que se plantearon para el gobierno de Fox. Incluso podríamos irnos atrás en el tiempo para notar que muchos otros fueron trazados desde el gobierno de Salinas (1988-1994). Para el primer caso existe continuidad en el énfasis puesto en dotar al país de un mayor activismo político en la escena internacional. Me parece que este punto será más evidente en los próximos años con la candidatura de México para ocupar un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad. De igual manera, existe continuidad con la tesis de "soberania compartida" para la defensa irrestricta de los Derechos Humanos y de la democracia. En cuanto al segundo caso, se ha mantenido a lo largo de los años el deseo de diversificar los vinculos políticos, económicos y sociales de México con los principales centros políticos, financieros, tecnológicos y académicos del mundo. De igual manera se ha optado por una PE "activa" que tiene como fin insertar al país en los asuntos mundiales y obtener beneficios directos de las grandes tendencias internacionales.

Una de las diferencias fundamentales del nuevo gobierno es la forma en cómo se han tratado los temas internacionales y el lugar que han ocupado dentro de los medios de comunicación. No hemos visto declaraciones desafortunadas del ejecutivo durante las giras presidenciales como a las que estabamos acostumbrados con Vicente Fox. Asímismo. me parece que existe mayor consenso político respecto a la agenda internacional del país en este primer año. El cambio de forma y de medios (diplomáticos) ha propiciado un saneamiento de las relaciones bilaterales con países como Cuba, Venezuela, Brasil, y EEUU. Por otro lado, a diferencia de los primeros años del gobierno pasado, la política exterior no ha sido uno de los temas de mayor interés en la opinión pública. Esto no es necesariamente algo que aplaudir ya que parece que los mexicanos hemos vuelto al típico desinterés hacia los temas internacionales que sin duda afectan al país, sin embargo, podría ser un indicador del bajo perfil que la PE tuvo durante los primeros 100 días del nuevo gobierno.

Respecto a este bajo perfil quisiera hacer algunos comentarios. A pesar de que podemos constatar continuidad en los objetivos y estrategias de PE, existen diferencias importantes respecto al papel que debe jugar en la promoción y defensa del interés nacional de México. El enfoque dado en el PND de Calderón se asemeja a la estrategia usada por México desde principios de los noventa y en muchos sentidos es más tradicional que el enfoque dado por la dupla Fox-Castañeda. Es decir, parece ser que en papel se le dará prioridad a la agenda económica internacional por encima de la agenda política. Por ejemplo, a diferencia del sexenio pasado, en donde se identificaron diversos puntos en el PND que pasarian a conformar el interés nacional del "gobierno del cambio", en el gobierno de Calderón tenemos que el interés nacional es menos claro ya que lo identifica con "el interés de todos los mexicanos" (?). La PE en el sexenio anterior trató de ser una de las principales herramientas para desde el exterior "anclar" la transición política y democrática que México vivió en el 2000. El "bono democrático" trató de aprovecharse para dotar al país de un mayor activismo político internacional. A diferencia de este ambicioso objetivo, en el nuevo gobierno se considera a la PE como una "palanca" para impusar el desarrollo nacional, es decir, para mejorar los niveles de vida de los mexicanos que viven dentro y fuera del país. Como mencioné, no existen objetivos o estrategias novedosas y en muchos sentidos existe continuidad en el quehacer internacional, empero, la forma en cómo se ha presentado la estrategía de PE ante la clase política y a la sociedad ha sido diferente.

En este primer año de gobierno la PE se ha desarrollado en un contexto internacional post 9/11. El gobierno de Calderón no ha sido puesto a prueba por acontecimientos tan importantes y repentinos como los ataques terroristas del 2001 en EEUU. Me parece que al gobierno mexicano le queda muy claro que ningún tema de la relación bilateral México-EEUU podrá escapar el tema de seguridad nacional. Salta a la vista la paciencia que ha tenido México respecto al tema migratorio en EEUU y el acercamiento que ha tenido con este país a través de mecanismos de seguridad nacional como ASPAN y la muy publicitada Iniciativa Mérida. No parece que México se haya rendido en su esfuerzo por tener una efectiva defensa de los migrantes en EEUU ni en la persecución de un acuerdo migratorio integral. Sin embargo, en cuestión de migración ha sido más cauteloso en la manera en cómo ha abordado el tema. En un momento en donde la opinión pública estadounidense se muestra renuente a la legalización de la migración y en proceso de precampañas presidenciales, Calderón ha apostado por un relativo silencio en la materia y por la persuasión a través de canales diplomáticos dentro de Estados Unidos (ver artículo de Bailey) . A diferencia del sexenio anterior en donde se apostó por una relación personal entre Bush y Fox, salta a la vista la ausencia de una visita presidencial al vecino del norte. Estará por verse si el gobierno aguardará una coyuntura más favorable para insertar uno de los principales temas de interés para México. Aún así, dudo que se concrete un acuerdo migratorio en muchos años y será interesante observar el trato que se dé al tema durante las campañas presidenciales en EEUU.

El primer año de Calderon la PE no ha tenido la prioridad que tuvo durante el primer año del sexenio pasado. La razón principal probablemente se encuentre en la grave crisis política y la descomposición social que vivió el país al finalizar el mandato de Fox. También hubo la cancelación de viajes internacionales por motivo de los desastres naturales en Tabasco y Chiapas. Además, creo que el 2007 fue un año en donde la agenda nacional se concentró en temas de gran importancia como la lucha contra el narcotráfico (y el despligue de fuerzas militares en Estados del norte) y una intensa labor de negociación para sacar 3 reformas consideradas de gran importancia para el futuro del país. Calderón no buscó legitimidad a su mandato en el exterior sino que optó por buscarla al interior (77 viajes internos). Aún así, ha habido episodios significativos de PE como el acercamiento con Brasil, Cuba, Venezuela, y en general la recomposición del diálogo con América Latina, visitas a algunos países de la UE (2 reuniones con el gobierno alemán), La India, Canadá, y la Iniciativa Mérida. No obstante, resulta interesante constatar que durante sus primeros 100 días de gobierno, Calderón sólo ha realizado 8 giras internacionales en contraste con las 30 que tuvo Fox durante su primer año de gobierno.

Por último, quiero mencionar que me parece que este año 2008 será más activo para la PE del país. El tema de las elecciones presidenciales en EEUU será uno de gran importancia para México y será interesante la manera en como el gobierno tratará de influir en la opinión pública estadounidense. Asimismo, creo que habrá un mayor debate público debido a la candidatura de México a ocupar un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad para el periodo 2009-2010. Los temas de comercio internacional han tenido mayor cobertura en los últimos meses debido al fin de la cláusula de Paz con China y la apertura de productos del sector agrícola en el marco del TLCAN; será interesante observar las acciones de México en el seno de la OMC. En fin, hay muchos otros temas que resultan interesantes. Lo que es una realidad es que no existen grandes expectativas para el actual gobierno y eso de ninguna manera ha afectado el desempeño de la PE de México, por el contrario...