lunes, 3 de noviembre de 2008

México y Cuba sellan acuerdo migratorio

Fuente: El Universal
20 de Octubre de 2008

El acuerdo migratorio que firmarán este lunes México y Cuba permitirá repatriar a la isla a 75% de los migrantes ilegales cubanos que son asegurados en el territorio nacional, ya que el gobierno de ese país aceptó recibir también a sus ciudadanos provenientes de Centroamérica y que ingresan a suelo mexicano en su ruta hacia Estados Unidos.

Autoridades del gobierno federal revelaron así a EL UNIVERSAL algunos de los criterios que establece el Memorándum de Entendimiento en Materia Migratoria que, después de cuatro rondas de negociaciones, acordaron los gobiernos de ambos países, para deportar a cubanos indocumentados.

El histórico acuerdo busca revertir el incremento de la ola migratoria de cubanos, vinculada con la operación de redes de traficantes que se asociaron con narcotraficantes, como el del grupo de sicarios conocido como Los Zetas, para asegurar la llegada de los isleños a territorio estadounidense.

Mientras que en 2004 el Instituto Nacional de Migración (INM) reportaba el aseguramiento de 157 cubanos en México, esta cifra se disparó a 527 casos en 2007.

De acuerdo con las fuentes consultadas, durante este año —hasta el mes de septiembre—, sumaban ya 2 mil los cubanos indocumentados que habían sido asegurados en el territorio nacional; una cifra de la cual sólo en 28 casos el gobierno de Cuba admitió su deportación.

Los funcionarios federales, detallaron que a partir de la firma del Memorándum de Entendimiento en Materia Migratoria, se espera que alrededor de mil 500 migrantes ilegales cubanos puedan ser deportados después de que las autoridades mexicanas notifiquen al consulado de ese país de su aseguramiento, lo que hasta ahora no ocurría pues la representación no respondía al requerimiento.

Se detalló que a partir de las negociaciones Cuba aceptó incluso que sus ciudadanos que son asegurados en México, después de estar en un país centroamericano, podrán ser repatriados siempre y cuando se certifique que su salida de la isla no es mayor de 90 días.

Antes de este acuerdo, el gobierno cubano rechazaba en forma definitiva su deportación, bajo el argumento de que durante la estadía de sus ciudadanos en países centroamericanos, éstos podían ser cooptados por grupos anticastristas y su retorno representaba un problema de seguridad.

Las autoridades federales indicaron que también queda establecido en el Memorándum que no se podrá repatriar a ningún cubano que haya estado en territorio estadounidense o haya obtenido un permiso de residencia en cualquier otro país.

El documento que fija estos criterios se firmará este lunes, en la sede de la Secretaría de Gobernación, durante la visita oficial del canciller cubano, Felipe Pérez Roque, a México, quien arribó el domingo a nuestro país, pero que hasta hoy tendrá actos oficiales, en lo que representa una nueva etapa en la relación bilateral entre ambas naciones.